Noticias FAOT

Entérate de todo
19
Ene

D’Accord Ensamble, pulcritud en el sonido e interpretación de los ritmos argentinos

                                                                                                                       Por Dr. Jesús David Camalich Landavazo

Los artistas se hicieron dueños del escenario. Un guitarrista y un clarinetista tomaron sus lugares, se prepararon e iniciaron una ejecución con una samba de la autoría de Juan Pablo Maldonado, una pieza de gran virtuosismo tanto en el acompañamiento guitarrístico de Juan Pablo, como en la melodía al clarinete de Luis Miguel Balseca. D’Accord Ensamble había iniciado su presentación en los conciertos de la tarde en el Palacio Municipal de Álamos, dentro de la 35ª edición del Festival Internacional Alfonso Ortiz Tirado.

Este tipo de ensamble (guitarra y clarinete) es la primera vez que lo escucho en mi carrera profesional. La intriga que tenía de escuchar al ensamble y apreciar la manera en que se lograba dicho ensamble, así como la técnica y virtuosismo de los intérpretes era muy alta. Conforme iba transcurriendo el concierto, escuchando las explicaciones que los ejecutantes/compositores ofrecían, así como la interpretación de dichas obras, los pensamientos contradictorios se iban agolpando en mi cabeza, donde no había una señal de cuál de ellos tomaría control y preponderancia sobre los otros.

Juan Pablo Maldonado (guitarra) y Luis Miguel Balseca (clarinete), logran un ensamble que ofrece una serie de contradictorios elementos técnicos e interpretativos, llevando al público expectante por una gama interminable de sensaciones, colores y texturas. Principalmente en el tango y la chacarera (ritmos característicos del folklore argentino), Juan Pablo ofrece un acompañamiento oscuro, sordo, en las tres o cuatro cuerdas superiores de la guitarra, con un rasgueo seco, duro, rompiendo la acentuación básica del compás, pero con un emotivo calor musical que sale del corazón. Sobre este turbulento y oscuro acompañamiento musical emergía una línea melódica diáfana, de gran belleza interpretativa, de un color aterciopelado, pulcro, generalmente en el registro medio y grave del clarinete, como una luz que aclaraba aquel turbulento y oscuro ambiente.D'Accord Ensamble

Conociendo el carácter profesional de los intérpretes y la consistencia en los elementos técnicos e interpretativos que ofrecían, tuve que recurrir a la literatura especializada así como a un diálogo con los intérpretes, buscando los motivos de una interpretación muy diferente a lo que normalmente se escucha en México al ejecutar ritmos argentinos.

La explicación (complicada o sencilla) es grata: gracias a los viajes de estudio que Juan Pablo realizó en Argentina, tras los cuales supo profundizar y asimilar el estilo de composición e interpretación del tango argentino y de la chacarera, tal y como se hace en Argentina, y no como tradicionalmente se ha modificado en México y en otros países. Ante la ausencia del contrabajo, que da ese sonido seco y grave, el guitarrista debe combinar, en solo cuatro de las seis cuerdas de la guitarra, el sonido del contrabajo, el acompañamiento seco y preciso del acorde, con la ejecución arrítmica que exige una acentuación retardada en los tiempos fuertes del esquema rítmico y melódico de la obra.

Es así, que D’Accord Ensamble presenta una cátedra de ejecución e interpretación del tango y la chacarera argentina, con una fusión entre la pulcritud de la ejecución técnica del acompañamiento en la guitarra, un aterciopelado sonido del clarinete, aunado a una pulcritud de la forma musical, con toques rítmicos y armónicos propios del jazz, pero conservando el espíritu regional y latinoamericano. Con composiciones y arreglos propios, anhelo que estos artistas sigan creando hermosas obras para deleite de las nuevas generaciones de jóvenes que buscan innovadoras ideas musicales, tanto en la creación como en la formación de agrupaciones que hagan del sonido una fábrica de luz.