Noticias FAOT

Entérate de todo
21
Ene

FAOT 2019 03 Paola Gutiérrez y Antiqva Metropoli – La Medium

Por: Juan Arturo Brennan
Después de un primer par de recitales olvidables y básicamente fallidos, el Palacio Municipal recibió un bienvenido soplo de aire musical fresco, gracias al muy bien logrado recital titulado Retablos sonoros del barroco, protagonizado por la mezzosoprano sonorense Paola Gutiérrez, galardonada apenas la noche anterior como Talento Joven en Canto Operístico. Al interior de un festival que suele privilegiar los repertorios operísticos más tradicionales, esta sesión de música barroca resultó un bienvenido recordatorio de que hay mucho repertorio pendiente de explorar en las sesiones musicales de cada enero en Álamos. Acompañada de muy buen modo por el grupo Antiqva Metropoli, Paola Gutiérrez propuso un programa inteligente y bien balanceado, a base de arias de óperas de Händel y Vivaldi, más la interesante interpolación de un aria de Riccardo Broschi, hermano del famoso castrato Farinelli. Sin duda, Paola Gutiérrez es una mezzosoprano auténtica, con un bello color vocal, el rango adecuado (y amplio) para su tesitura y, de manera particular, un buen soporte en el piso de su registro grave. A lo largo de esta deliciosa sesión musical, Paola Gutiérrez demostró, con consistencia evidente, diversas cualidades. De entrada, la indispensable comprensión de que Händel, Vivaldi y Broschi no se cantan como Rossini, Verdi y Puccini; es claro que sus estudios en materia de interpretación de música antigua han sido más que bien aprovechados. Además, sus melismas fueron muy bien perfilados y fraseados, sus trinos muy homogéneos, su ornamentación discreta y eficaz. Por otra parte, más allá de los evidentes valores musicales de sus interpretaciones, quedó constancia clara de su intención dramática bien enfocada según el contenido narrativo de cada aria, lo que hace pensar que Paola Gutiérrez debe ser una buena actriz en un escenario de ópera. El grupo Antiqva Metropoli, especialista en la práctica histórica de la música barroca, bien preparado, serio, siempre al servicio de la cantante y, además, con un estimable rendimiento en sus actuaciones protagónicas en conciertos de Vivaldi y Corelli. Por el éxito de sus partes individuales y también de la suma de ellas, este concierto barroco resultó una verdadera delicia en el cálido mediodía alamense, con méritos suficientes para protagonizar alguna de las galas nocturnas del FAOT. ¿Quizá para una próxima edición del festival? Ojalá.

Por la noche, ópera de cámara en el Palacio Municipal. Y para más señas, ópera moderna: La médium, de italo-estadunidense Gian Carlo Menotti. Se agradece, ciertamente, que el FAOT abra espacios para manifestaciones que trascienden las regiones convencionales del repertorio de ópera. Esta ópera, que es una interesante exploración de ciertas debilidades humanas, envuelta en un ámbito fantasmal, estuvo bajo la dirección de Jorge Vargas, y con Nika Jonicenoka al piano. Siendo ésta una ópera de dimensiones reducidas, en todos sus aspectos, fue posible ponerla en escena con todas las de la ley (salvo la ausencia de la orquesta), lo que resultó uno de sus atractivos principales. Durante el desarrollo de los dos actos de que consta La médium se hizo evidente que la apuesta del equipo técnico y artístico apuntó hacia una visión más melancólica que terrorífica del asunto. Una ojeada al texto, que es del propio Menotti, permitirá apreciar que Vargas y su equipo no se equivocaron. En efecto, si bien el elemento del espiritismo está bien presente a lo largo de la ópera, el énfasis está en otros dos asuntos no menos importantes: la imposibilidad de aceptar la muerte con la consecuente búsqueda de comunicación con los habitantes del más allá, y una omnipresente soledad que impulsa al ser humano a creer, a creer en cosas que trascienden lo usual y cotidiano de este mundo. Esta versión de La médium fluyó bien en lo escénico, en buena medida gracias a que el estilo fue coherente de principio a fin, y en lo vocal, si bien no fue del todo homogénea, tuvo muchos buenos momentos. En ellos, se notó que esta ópera, que sin ser de gran complejidad tampoco es fácil, sobre todo debido a su desarrollo armónico, fue preparada con cuidado por los cantantes involucrados: Mariel Reyes Gil, Darenka Chávez, Osvaldo Sánchez, Carlos Arámbula, Ariadne Montijo y Alejandra Gómez. Por momentos fue posible percibir, en las intervenciones de algunos de los cantantes, una carencia que suele aparecer en numerosas ocasiones cuando se trata de textos operísticos en inglés: una pronunciación que no siempre es del todo satisfactoria. Y quizá pudo haberse optado por un poco de mesura en el manejo dinámico de la utilería decorativa hacia el final del segundo acto. De cualquier modo, la impresión general de dejó esta Médium de Menotti fue buena, cosa que no fue reflejada en el público, tanto por una asistencia moderada al Palacio Municipal, como por una reacción final ciertamente fría. Es una lástima, sí, pero por otra parte es evidente que el FAOT hace bien en incluir en su programación proyectos como éste; sólo así se podrá ir educando el gusto (y el conocimiento) musical de su público. Finalmente, esta función de La médium apuntala otro tema de una importancia significativa: que en estos tiempos de salvajes recortes a los recursos para la cultura y las artes, la ópera de cámara es una buena y necesaria opción, y no necesariamente porque sea más fácil (relativamente) y más barata, sino porque hay muchísimas obras muy valiosas en este ámbito.La Medium (1) La Medium (3) (1) La Medium (4) (1) Paola Gutiérrez (2)