Noticias FAOT

Entérate de todo
21
Ene

GALA INAUGURAL DE LUJO: FAOT 2017

Por: Elina Garanca (3)Juan Arturo Brennan

La noche del viernes, a la usanza tradicional, se hizo la ceremonia inicial del FAOT 2017, se entregaron los reconocimientos de este año, y se dio paso a la gala inaugural del festival. En esta ocasión, no pudo haber un mejor inicio: tocó el turno a la gran mezzosoprano letona Elīna Garanča, estrella fulgurante del ambiente operístico de hoy, y probablemente la mejor mezzo del momento. Antes de su espléndida presentación en Álamos, la cantante originaria de Riga había realizado ya un interesante periplo mexicano, presentándose en la Ciudad de México, en León y en Torreón. Fue especialmente interesante, para quienes tuvimos la oportunidad de escucharla en la Sala Nezahualcóyotl de la capital, escucharla de nuevo en Álamos, ya que su repertorio fue muy parecido, y con la diferencia fundamental de que allá fue con orquesta (la Sinfónica de Minería dirigida por Constantine Orbelian) y acá fue con piano (Rogelio Riojas Nolasco).

De inicio, un par de hermosas arias de El barbero de Sevilla de Mozart, cantadas con gran claridad y con líneas vocales impecables; acaso, extrañamos un poco la ligereza de voz que hoy en día suelen aplicar las y los cantantes especializados en este tipo de repertorio. Como continuación lógica del estilo mozartiano, Garančaabordó después un par de arias de dos de los más importantes representantes del bel canto: Bellini, con un aria de Capuletos y Montescos, y Donizetti, con un aria de La favorita. En ambas, la cantante de Letonia demostró capacidad de sobra para cantar, y en buena medida actuar, las exigencias virtuosísticas del bel canto, un estilo que le va muy bien a su voz y a su temperamento. En particular, cabría mencionar el bien marcado contraste expresivo que logró entre las secciones de diversa emotividad en el aria Oh, mon Fernand de Donizetti. Entre las dos arias belcantistas, Elīna Garanča cantó lo que probablemente fue el momento culminante de la noche, la famosa aria de Dalila, Mon coeur s’ouvre a ta voix (‘Mi corazón se abre a tu voz) de Sansón y Dalila de Saint-Saëns. Largas y bien controladas y matizadas líneas melódicas, fino control de las intensidades y una gran intuición para enfatizar el lánguido romanticismo de la música fueron las cualidades de esta gran interpretación de la mezzosoprano.Entrega de la medalla Alfonso ortiz Tirado

En la segunda parte, Elīna Garanča repitió exactamente lo que había cantado en la CDMX, una variada colección de música española. De inicio, las famosas HabaneraSeguidilla de la Carmen de Bizet, cantadas no sólo con gran voz y gran técnica, sino además con un gran sentido escénico para comunicar la picardía y la sensualidad seductora del personaje. Después, tres números de zarzuela, un género con el que la cantante se ha identificado de manera cercana. En sendas interpretaciones a música de Asenjo Barbieri, Chapí y Luna, Garanča demostró que, en efecto, la zarzuela le va bien aunque, en lo personal, prefiero escucharla en otro tipo de repertorios. A lo largo de la sección zarzuelesca de su recital, la intérprete dio cuenta de una fina sensibilidad para asumir y marcar los contrastes expresivos de las atormentadas y enamoradizas damas de cuyos roles se apropió en esta parte de su programa. A diferencia de lo que suele ocurrir en recitales parecidos (en el FAOT y en otros ámbitos), Elīna Garanča ofreció solamente un encore al público congregado en el Palacio Municipal; lástima que se trató de la muy repetida y manoseada Granada de Agustín Lara, que a fuerza de innumerables repeticiones no siempre afortunadas se ha convertido en un lugar común olvidable.Elina Garanca (4)

Previo al recital, las autoridades del FAOT otorgaron a Elīna Garanča la Medalla Alfonso Ortiz Tirado, siendo la primera artista extranjera que la recibe. Con este antecedente establecido en el FAOT 2017, será interesante ver cómo procede el festival en años subsecuentes para la elección del artista galardonado.