Noticias FAOT

Entérate de todo
18
Ene

Stars Aligned Siblings, juventud y pulcritud en el rey de los ensambles de cámara.

unnamed (2)

Por Dr. Jesús David Camalich Landavazo

 

¡Se levanta el telón! Inicia las galas de la tarde en el Palacio Municipal de Álamos, como parte de las actividades de la 36ª edición del Festival Internacional Alfonso Ortiz Tirado 2020. Se anuncia la presentación del cuarteto de cuerdas Stars Aligned Siblings. El nombre no me dice nada, pero la expectativa es muy alta, ya que el programa de mano contiene cuatro obras, entre ellas Introducción y Rondo Capriccioso, Op. 28 de Camille Saint Saënz, donde los intérpretes necesitan un alto grado de técnica de ejecución del instrumento, así como de virtuosismo en el mismo.

Desde el momento que se anuncia un cuarteto de cuerdas (violín I, violín II, viola y violonchelo), se sabe que estamos ante lo que se considera el rey de los grupos de cámara, ya que sus cuatro miembros deben de poseer un dominio técnico muy grande, así como lograr una cohesión muy fuerte entre cada uno de ellos, como miembro del grupo. Se puede afirmar que estamos ante cuatro “solistas” que han desarrollado un excelente sentido del “trabajo en equipo”. Esta última y sencilla afirmación, en el ámbito musical, encierra la gran complejidad que significa pertenecer a un cuarteto de cuerdas.

Entran a escena cuatro niños, los hermanos Breshears: Dustin (violín I, 12), Valery (violín II, 10), Colin (viola, 7) y Starla (violonchelo, 11). Ocupan sus lugares e inician con la interpretación de un Divertimento en Re Mayor, K.316 de Mozart, también conocido como una de las Sinfonías Salzburgo, la cual, según la literatura histórica, puede ser ejecutada por un cuarteto de cuerdas o por una orquesta de cuerdas, ya que estas sinfonías, a diferencia del resto de este tipo de obras de Mozart, no tienen instrumentos de alientos maderas, metales o percusiones … posiblemente el compositor quería que fueran interpretadas por un cuarteto de cuerdas en lugar de la orquesta, lo cual queda en decisión de los músicos que decidan abordar este repertorio.

La música llena el escenario y todo el recinto del Palacio Municipal de Álamos; un sonido limpio, muy bien afinado, un fraseo adecuado al estilo clásico del compositor, una articulación e interpretación muy pulcra; las melodías se van entrelazando entre los instrumentos, el acompañamiento en el violonchelo y la viola, completa la armonía y el conjunto musical.

¿Será posible que niños de tan corta edad, agrupados en un cuarteto de cuerdas, puedan interpretar con tal pulcritud y virtuosismo el repertorio seleccionado en este concierto? La expectativa generada previo al inicio del concierto fue superada grandemente. Cada uno de ellos, en su instrumento y a su corta edad están logrando lo que muchos estudiantes de conservatorio logran con el paso de los años, en cuanto a dominio técnico del instrumento, virtuosismo y la madurez necesaria para interpretar el repertorio elegido.

En concierto continuaba, donde los hermanos Breshears, además de la excelente interpretación ofrecida en formato del cuarteto de cuerdas, los cuatro hermanos ejecutaron todo el repertorio de memoria. Este es otro aspecto que llamó aún más la atención, ya que tradicionalmente este tipo de grupos de cámara, todos sus integrantes tienen la partitura delante. Aprovechando la oportunidad de entrevistarlos, comentaron que prefieren hacerlo de esa manera para tener el contacto visual requerido para lograr el conjunto y apoyarse continuamente en las necesidades musicales que el repertorio les enfrenta. La líder del grupo es Starla, violonchelista, pasando el control, en algunas ocasiones, a Dustin, primer violín.

La parte central del programa fue utilizado para que cada uno de los cuatro hermanos tocara un movimiento de concierto para su instrumento y orquesta, en el que mostraron el grado de dominio técnico, virtuosismo y madurez interpretativa alcanzada hasta este momento de su vida. Es necesario destacar la participación de Starla y Dustin, quienes ejecutaron movimientos de conciertos de Haydn y Saint-Saënz, respectivamente, donde coincidieron en el sentido de que los compositores crearon esas obras para amigos que tenían un gran talento y virtuosismo en sus respectivas épocas. Starla y Dustin hicieron gala del extraordinario dominio interpretativo que han logrado en el instrumento, a pesar de la corta edad de ambos. Esta es una de esas ocasiones en que encontrar las palabras adecuadas para expresar objetivamente el cúmulo de emociones recibidas es muy complicado.

Por otro lado, hay que hacer mención del “heroico” trabajo de acompañamiento logrado por la maestra Ilución Hernández, quien acompañó a los cuatro hermanos en los movimientos de concierto para el instrumento y orquesta. La maestra Ilución mostró una vez más su excelente capacidad de ejecución y dominio de la técnica pianística. ¿Por qué un trabajo “heroico”?  Porque recibió las partituras para acompañar a los cuatro hermanos, ¡un día antes del concierto!, cuando lo óptimo sería haberlas recibido con por lo menos tres semanas antes. La maestra Ilución logró, heroicamente, con dos ensayos solamente, un excelente acompañamiento y estar a la altura de lo que cada uno de los solistas estaba haciendo en el escenario con la interpretación de sus obras.

Gran manera de iniciar las galas de la tarde en el Palacio Municipal de Álamos en el FAOT 2020. Los hermanos Breshears dejaron un listón muy alto en cuanto a calidad interpretativa, que los ejecutantes del resto de los conciertos tendrán que mantener o superar. Esperemos que así sea para deleite del público que asiste a ellos.